Claves en forma de diseño de envases y embalajes para diferenciarte de tu competencia.

envases

El mercado en el momento actual que vivimos está saturado. Si no lo ves es que estás ciego. Hay mas competencia que nunca y por ello hay que estrujarse las mentes con el fin de ganarse un lugar privilegiado en la mente de los consumidores.

Una de las estrategias más efectivas para ello es el packaging creativo; conseguir que tu producto destaque sobre otros, ser más vistoso y ser más útil y práctico para el usuario.

Lo estético y práctico vende hoy en día mas que nunca. Un packaing creativo se convertirá en una suma para conseguir vender más. El cliente notará algo diferente en tu producto y lo asociará a un valor añadido. Por ejemplo pensarán; ese producto no sólo es bueno, sino que me soluciona mis problemas, evita que mis productos se rompan, etc.

Para conseguir diseños de packaging que sean impactantes, relevantes, atraigan la atención y sean a su vez útiles para los consumidores lo primero y más importante es definir una estrategia antes incluso de ponerse manos a la obra con el diseño.

Planificar para el futuro

envases

Es vital que tu mensaje esté bien claro, sepas exactamente lo que vendes y las necesidades de tus consumidores. Si quieres destacar en tu nicho de mercado es imprescindible que te adelantes a todos tus competidores y pienses más allá del presente. Pensar con antelación y dar soluciones no a los problemas de ahora sino a los que puedan surgir en el futuro. En TotalWinePack por ejemplo vimos en su día el problema con la rotura de botellas de vidrio durante el transporte y antes que nadie pusimos solución a ello.

Innovar y romper con lo establecido

envases

Volviendo a nuestro propio ejemplo, todo el mundo tenía asumido que las botellas se rompiesen durante el transporte, era algo que estaba establecido. Pero un buen día se nos ocurrió innovar y conseguir un diseño de embalaje que quizás pudiese cambiar todo esto. Si queremos innovar, y esto se convierte en clave para conseguir un packaging que destaque, no podemos conformarnos con lo previsible, hay que “romper las reglas” en cierto modo.

La innovación debe convertirse en tu nueva manera de comunicar para alcanzar el éxito. Y esto básicamente es la diferencia entre aquellos que generan tendencia y aquellos que la siguen.

Cada nuevo diseño implica nuevas ideas y desafíos

envase

Cada nuevo proyecto, implica nuevos diseños, nuevas ideas y conceptos. Y cuando se crea hay que estar constantemente pensando en cómo mejorarlo, cómo superar sus debilidades etc.

Todos los elementos que componen el packaging; imágenes, colores, tipografías materiales forman parte de lo mismo. No está demás cuestionártelos, reubicarlos incluso darles nuevos significados. En otras palabras, se trata de estar mejorando de forma constante.

Que sea bonito, pero también útil

envase

De nada sirve que tengas el mejor diseño del mundo y el más atractivo si tu envase no resulta útil. Un envase debe cumplir con su función principal, que es la de proteger lo que esté en su interior. Si no es así de nada te servirá el mejor diseño del mundo. Hay que asegurarse, haciendo pruebas previas de que tu envase sea útil y seguro para el consumidor.

Personalizar el packaging

Hoy en día es muy sencillo personalizar cualquier cosa. Si tienes la oportunidad de dejar huella sobre tus envases y embalajes, ¿por qué no deberías hacerlo? Imprime tu logo, acompáñalo del eslógan de tu marca, cambia el color de tus cajas, utiliza un sistema diferente al resto de tus competidores… Hay mil fórmulas para personalizar al máximo tus envases.

Ojo con los costes

Seguimos todos estos pasos, nos emocionamos, tenemos ya muy claro nuestro diseño pero los materiales de producción se nos disparan… Situación que suele pasar más a menudo de lo que quisiéramos. Por eso durante el proceso de planificación también conviene tener en cuenta que materiales exactamente usaremos para realizar nuestros envases.

El interior, también importante

envase

Otro de los aspectos que muchos descuidan y resulta también importante es el interior del envase, lo que se va a encontrar. Y no solo el producto en si, sino su disposición y colocación de dentro. Si irá con otros envoltorios, si llevará otra estructura interna para proteger el producto al máximo… Piensa siempre con lo que se va a encontrar el cliente. Una colocación del interior que resulte original puede conseguir que tu cliente se sienta contento y especial y acabe repitiendo la compra con tu empresa.