Nunca más sufrirás a la hora de beber vino en los restaurantes. 

disfrutar del vino

¿Situación incómoda? ¿Misión imposible? Pedir vino en un restaurante no tiene porque convertirse en un calvario ni para ti ni para tus acompañantes.

Es normal que si no se tiene cierto conocimiento del tema se tenga algo de miedo a no acertar de forma adecuada con la elección. Especialmente si lo que se pretende es impresionar.

Pero mucho ojo. Esa necesidad que tenemos todos de impresionar a nuestros amigos o pareja, especialmente entre los españoles, puede ir en tu contra y arruinarte la cena.

No todo el mundo es un experto en vinos y no todo el mundo tiene porque saber para disfrutar de un buen “caldo”. La cultura del vino es muy extensa y no por saber menos significa que disfrutemos menos de él. Aprendiendo de los demás y saboreando es como más aprenderemos y disfrutaremos del vino en todo su esplendor.
Es por ello que existen varios consejos que puedes seguir y te salvarán de más de un apuro, todos ellos muy sencillos, que en muchas ocasiones se pasan por alto pero que seguro te ayudarán a acertar.

Selecciona el lugar adecuado

Puede parecer una tontería pero dependiendo de el restaurante, bar o local donde vayamos la carta de vinos será más o menos extensa. De duras a penas podremos disfrutar de un buen vino si no tenemos donde elegir. Por lo que es importante saber a donde vamos y si disponen de una buena carta de vinos. Porque una cosa es que nos guste la decoración o la comida pero si no se dispone de una buena carta difícil lo vamos a tener.

Pide consejo al sumiller o camarero

disfrutar del vino

Que no te de vergüenza, que no te de reparo. Pedirle consejo al sumiller o camarero no te va a dejar en evidencia. Precisamente el sumiller está para eso. Su trabajo es ese, darte consejo, ayudarte con tu elección, saber si elegir uno o más vinos. Ver qué platos has elegido y con qué vinos combinarán mejor.

El vino más caro no siempre es el mejor

Cuantas veces habremos dicho eso de “camarero, tráiganos el vino mas caro que tenga”. No te pienses que por que un vino sea el mas caro de toda la carta va a ser el mejor. Puede que no le vaya para nada a la comida que has pedido o no le guste a tus acompañantes. No hay necesidad ni de pedir el vino más caro ni “el mas bueno”. Para gustos colores y en cualquier local con una buena carta de vinos podrás encontrar vinos a muy buenos precios sin necesidad de dejarte “un riñón y medio” cuando te traen la cuenta. Recuerda que se trata de disfrutar, no de impresionar.

El vino siempre por maridaje

disfrutar del vino

Elige el vino siempre en concordancia con lo que comas. Se han escrito cantidad de artículos incluso libros enteros sobre este tema. Nuestra recomendación es sencilla; maridaje por afinidad y maridaje por contraste. Eso más el hecho de elegir un vino que no se “coma” por completo la comida, llevándose todo el protagonismo. Recordemos que el vino es muy importante pero todavía lo es más la comida. Estamos en un restaurante, no en una cata de vinos. En caso de tratarse de una comida copiosa con muchos platos se buscará elegir varios vinos que combinen con el mayor número posible de platos. Existen muchos restaurantes donde ya se incluye el maridaje, como Quique Dacosta en Denia, Alicante. Otra buena opción es decantarse por champagne. Su poder de conductor ayuda a combinar bien con casi todos los platos.

Tus acompañantes siempre antes  

Tu opinión es importante pero todavía lo es más la de tus acompañantes. Si te encuentras en una comida importante de negocios es importante que preguntes a tus acompañantes que les apetece beber, quizás incluso no les apetezca vino, no te precipites. Lo mismo con las parejas y los amigos. Es importante preguntar antes que luego tener que rectificar. Y siempre se puede elegir dos opciones en caso de que las opiniones sean dispares.

Prueba, habla, comenta

Ya estás en el local, has pedido el vino y llega el momento crítico. Llega el camarero y te da a probar el vino. Si quieres quedar bien siempre es mejor que se lo des a probar también a tu acompañante, si quieres probarlo tu hazlo pero no te pases de listo y hagas cosas “raras” para intentar impresionar.

Beber el vino de la forma más adecuada

¿Y a qué nos referimos con esto? Pues a que disfrutes y no hagas cosas cafres como coger la copa abrazando el cáliz o cogerla desde la base a modo Sandía, tornear la copa haciéndote el “sumiller nivel experto”, poner caras raras, etc. No amigo, todo esto sobra. Especialmente si no entiendes del tema y aquel que tienes a tu lado si. En cuanto a los comentarios muchas veces es mejor callar que decir algo y luego arrepentirte. De nuevo tener cerca de ti a un #winelover puede dejarte muy en ridículo. Insistimos en que no es necesario ser el “máximo experto” en vinos para valorar y sobre todo disfrutar de un vino. A veces las palabras sobran y el que calla otorga.

Disfruta de tu vino y disfruta de tu compañía

disfrutar del vino

 Que tu cena no se convierta en un calvario, que no quedes en ridículo. Relájate y disfruta con cada trago. Es bien sabido que el vino es la bebida que más amigos y crea y fortalece relaciones.