Logística en Europa para parar el cambio climático y ayudar al medio ambiente.

ecologística

Parece que cada vez nos tomamos más en serio el tema de la sostenibilidad en Europa. Son cada vez más las personas que se preocupan por el cuidado del planeta, presionando así a que las empresas también se preocupen también por la sostenibilidad del planeta.

Es mucho lo que se está avanzando en el tema de transportes más limpios no solo aquí en nuestro país sino en el resto de Europa y del mundo.

Todos los avances tecnológicos que estamos viviendo en estos momentos han hecho que muchos países empiecen a tomarse este asunto más enserio abriendo nuevos caminos hacia la ecologística.

La ecologística no es otra que la ecología aplicada al sector de la logística. Es decir, el utilizar materiales reciclados o naturales en el proceso de fabricación de productos de su distribución. O aplicando la tecnología para contaminar lo más mínimo durante todo lo que se considera dentro del sector logístico.

Como os hemos contado en otras ocasiones en nuestro blog, todo lo “eco-friendly” está de moda. Realmente el término todavía no se ha extendido demasiado y pocos son los que lo utilizan en el sector. Pero básicamente se trata de eso, aportar soluciones y mejoras que ayuden a reducir el impacto medioambiental en actividades logísticas.

photo6-mapmonde

La ecologística, también conocida como “logística verde” también está directamente relacionada con la logístca inversa. La logística inversa es aquella que se encarga de solucionar el retorno de productos o mercancías como embalajes, envases o residuos peligrosos y dañinos para el medio ambiente. Haciéndolo de la forma más eficiente posible y sobre todo intentando dañar lo más mínimo el planeta.

¿Por qué hablamos ahora de todo esto? Pues porque a pesar de que cada vez haya más consciencia sobre el tema, expertos apuntan a que para el año 2030 medios de transporte tanto marítimo, como aéreo como terrestre, emitan un 44% más de Co2 (especialmente el transporte de cargas en vehículos pequeños). Las cifras son preocupantes y es el momento de poner solución a todo ello, ser cada vez más responsables y tomar cartas en el asunto.

Lastwagen auf der Autobahn

No todo son malas noticias, y hace unas semanas leíamos la noticia de que desde la Unión Europea se estaba planificando un recurso para empezar a poner solución a este tipo de problemas medio ambientales con un transporte por carretera mucho más ecológico, frenando de este modo las emisiones de Co2 de forma progresiva y por lo tanto el calentamiento global.

El programa en concreto tiene el nombre de Horizonte 2020 y esta es una de las siete medidas que se han propuesto cuyo objetivo principal es el de crear un sistema europeo de transporte mucho más que el que tenemos ahora; mejor uso de los recursos, mayor seguridad, más beneficios tanto para la sociedad como para la economía y mayor respeto de cara al medio ambiente y clima planetario.

Desde la UE y con el objetivo de impulsar el uso de energías renovables se está exigiendo un mínimo de estaciones de recarga, uso de tecnologías limpias como transporte eléctrico o de hidrógeno y en el caso de la logística embarcaciones o camiones que tengan motores basados en gas.

Queda más que confirmado que el transporte representa el segundo gasto más importante dentro del presupuesto de un ciudadano medio europeo. Gastamos en torno a un 13,5% de nuestros ingresos en bienes y servicios relacionados con la logística y el transporte. Y aquí no solo está incluido el gasto por ejemplo de los billetes de tren, autobús, avión, etc, sino también el precio del propio combustible.

Con esto queremos decir que no solo de las empresas depende de que el impacto medio ambiental se vaya reduciendo cada vez mas, sino que está en gran parte en manos de todos nosotros. Cuanto más concienciados estemos por ello mejor será para el planeta y para detener el cambio climático.