Los envases sirven para mucho más que contener, proteger y transportar.

para-que-sirve-un-envase-portada

James Pilditch famoso diseñador de producto, ya definió muy bien lo que era el envase hace décadas. Dijo que era el “vendedor silencioso”. En un mercado actual saturado de productos y marcas los fabricantes buscan insaciablemente la fórmula que consiga que sus productos destaquen sobre los demás. El packaging es el puente de unión entre producto y cliente. Es el método a través del cual las marcas se hacen palpables y consiguen seducir al consumidor.

Si queremos que la innovación de nuestros envases goze de éxito tiene que tener impacto y reconocimiento por parte de tus clientes potenciales. Un envase tiene primero que darse a conocer, tiene que ser bien visible en el punto de venta, debe seducir al comprador y fidelizar con él. El producto debe convertirse en un hábito de forma que el envase se utilice una y otra vez.

Más allá de los aspectos básicos fundamentales de un envase; contener un producto, protegerlo de posibles caídas y golpes y su transporte, el packaging tiene un valor añadido a cualquier producto o marca en cualquiera de las fases desde su concepción hasta que llega a la casa del consumidor.

  1. Dar el producto a conocer

para-que-sirve-un-envase-03 

Los materiales, formas y materiales que uses para tus envases te ayudarán a transmitir la personalidad de tu marca, diferenciación y profesionalización.

El envase y sus formas comunican todo el rato, durante el proceso de compra y también durante el consumo. Piensa que todo el rato el consumidor estará viendo tu marca y esto es una publicidad excelente para tu producto.

  1. Ser visto

 para-que-sirve-un-envase-05

Si tu producto está destinado a un punto de venta, este ha de ser visto por el consumidor. El packaging es el puente que actuará como reclamo. De ahí a lo importante que resulta el envase en el punto de venta para impactar y destacar sobre la competencia.

Piensa que en un supermercado común pueden llegar a haber hasta 25.000 productos diferentes y el consumidor dedica una media de un minuto por artículo que finalmente incluye en su cesta de la compra. Llamar la atención en este corto espacio puede suponer un reto pero de hacerlo bien es un paso más hacia el éxito de tus productos. Evita que el packaging de tu producto pase por desapercibido y busca que cause impacto y llame la atención para conseguir que este venda. 

  1. Seducir y atraer

 errores-diseno-packaging 03

En un mercado con una competencia tan feroz ya no solo basta con tener un envase diferente y que sea visto. Los clientes son cada vez más exigentes y hay que seducirlos y atraerlos como sea. La clave puede ser centrarse en sectores y tarjets específicos, no intentar llegar a un absolutamente todo el público y centrarnos en un sector en concreto. En el caso de TotalWinePack uno de nuestros tarjets son las tiendas de vino online. Conocemos su problema de roturas durante el transporte de primera mano y lo que ofrece nuestro envase es precisamente una solución defintiva a ese problema que consigue seducirlos. 

  1. Fidelizar

 para-que-sirve-un-envase-01 

El último paso para que un packaging sea existoso es que este fidelice con los compradores. Es decir, que la experiencia de compra se repita. El envase tiene que ser lo suficientemente bueno como para establecer una conexión con el consumidor. Esto se puede conseguir por ejemplo con envases reciclados, sostenibles, envases reutilizables o que usen materiales originales.

 

Estas tan solo son algunos de los usos más destacados de los envases y packagings. Como podrás ver, su uso no solo se limita a proteger, y transportar. Hay mucho más allá y tu negocio debe darse cuenta de ello si quieres que tus productos marquen la diferencia.