¿Alguna vez has querido regalare a alguien vino, pero no sabes como enviar una botella de vino por correo? ¡En este post descubrirás cómo lo puedes hacer!

Cuando vamos a realizar un envío por correo, bien sea a un amigo/familiar o cliente especial. Además del tamaño del objeto que vayamos a enviar debemos tener todavía más en cuenta la fragilidad de este. Especialmente cuando se trata de objetos especialmente delicados como es el caso de las botellas de vidrio.

Solo tomando las medidas adecuadas tanto a la hora de embalar tus botellas como de realizar el envío. Conseguirás evitar incidentes derivados de posibles golpes y caídas durante el transporte.

Consejos para enviar una botella de vino por correo:

Hoy en día existen cantidad de cajas de cartón para botellas y opciones de envío. A continuación, te damos varias sugerencias para que todas las botellas de vino que envíes de ahora en adelante lleguen perfectamente:

1. Elegir un material adecuado:

Lo primero que nosotros te recomendamos es elegir un material adecuado, en este caso vidrio y saber el lugar de envío. No es lo mismo que envíes tus botellas a un destino en tu país, que hagas un envío internacional. Donde las botellas tendrán que recorrer miles de kilómetros, pasar por más manos, cargas, descargas e inspecciones. Y, donde hay más posibilidades que reciba muchos más golpes.

Como ya te avanzábamos antes, hoy en día existen cantidad de opciones en el mercado de cajas para proteger el vino.

Por ello es fundamental que tengas en cuenta aspectos como la calidad del cartón o el grosor del cartón. Además del formato de la propia caja o la necesidad o no de incluir separadores en el interior.

2. Escoger una caja del tamaño adecuado:

Escoger una caja del tamaño adecuado es fundamental para minimizar las roturas de la botella de vino. Dependiendo del formato de la botella te convendrá más una caja que otra.

No conviene ni que la caja sea demasiado grande para tus botellas de vino. Ya que estas acabarían bailando dentro de la caja, incluso chocando entre sí. Ni tampoco que sea demasiado holgada y que al mínimo golpe lateral se rompan.

3. Colocar bien las botellas:

Colocar bien las botellas pasa por ponerlas de pie y en vertical. Siempre que sea posible separa y protege cada botella por separado para protegerlas de que rocen o impacten entre ellas.

Presta especial atención sobre todo a la zona de la base de las botellas. Que suele ser por donde se rompen más. Existen cantidad de materiales para hacer esto, pero el cartón ondulado es una de las opciones más seguras y económicas.

4. Sellar bien la caja:

Para algunos sellar bien la caja puede parecer un aspecto menos importante. Pero es importante que cierres bien la caja con cinta adhesiva por todas sus aperturas. Sobre todo, si se trata de un envío internacional. De este modo te asegurarás de que la caja no se abra en ningún momento durante su transporte.

5. Enviar tus cajas de vino por mensajería:

Enviar tus cajas por mensajería y dejar tu envío en manos de una empresa especializada te garantizará un transporte sin incidencias. Además, no tendrás que preocuparte de nada si vas a realizar un envío internacional.

Este tipo de empresas suelen incluir un servicio de paquetería urgente, contra reembolso o transporte de mercancías frágiles. Los envíos se realizan de puerta a puerta, sin necesidad de desplazamientos. Y, el seguimiento del paquete suele ser más exhaustivo.

Aun así, si decides realizar tú mismo el envío y prescindir de una empresa de mensajería. Asegúrate sobre todo de documentar bien tu paquete y colocar las etiquetas correspondientes. Ponlas siempre en el lugar más visible y pon solo una dirección para evitar posibles fallos de identificación.

En caso de tener que realizar un envío internacional es recomendable que te informes antes y consultes toda la información en Correos. Ya que es probable que tu paquete tenga que pasar por una o varias aduanas y necesite documentación extra.

Ahora que ya sabes cómo hacerlo, ¿a qué esperas para enviar tus botellas de vino?